Skip to content

Ricina: Arma biológica de moda

1 mayo, 2013

Encontramos varios acontecimientos históricos en los que se ha usado la ricina como tóxico pero parece que últimamente es la toxina de moda. Ha sido popularizada por la serie Breaking Bad, en la que podemos ver al protagonista obteniendo esta toxina de una planta denominada Ricino, Castor o Tártago (Ricinus communis) y hemos sido testigos de un intento de envenenamiento del presidente de Estados Unidos, Barck Obama, mediante un sobre que contenía ricina. Pero ¿por qué es la ricina un arma biológica tan fatal? ¿Por qué causa la muerte? En esta entrada intentaremos aclarar todos esos interrogantes.

ORIGEN

La ricina es una proteína contenida de forma natural en las semillas del Ricino. La pulpa que queda de la semilla después de prensar el Ricino contiene un 5% del peso de la ricina, y la descripción del proceso para concentrarla es públicamente conocido, puesto que se puede encontrar en la propia patente.

Podemos encontrar el Ricino en prácticamente todas las zonas cálidas de la tierra, ya que éste requiere un clima cálido sin heladas. Parece ser originaria de África.

TOXICIDAD

La ricina es tóxica tanto si se ingiere, se inhala o se inyecta por vía intravenosa, siendo la dosis tóxica ingerida 1 mg y la dosis tóxica inhalada e intravenosa, 500 µg.

La toxicidad viene dada por su acción inactivadora de ribosomas. La ricina se une a los ribosomas de las células, que se encargan de transcribir el RNA a proteínas e inhibe su actividad. Esto implica que la célula pierde su capacidad de formar nuevas proteínas, de modo que no podrá adaptarse a los cambios en el ambiente ni reponer todas las proteínas que son eliminadas de forma natural. Las proteínas son necesarias para que la célula viva, puesto que muchas son enzimas que le permiten obtener energía, responder a señales extracelulares y muchas otras funciones. Así pues, a causa de la ricina, las células del cuerpo van muriendo poco a poco.

Los síntomas provocados por la ingesta de ricina serán hemorragias intestinales, seguidas por diarreas que en ocasiones pueden ser sanguinolentas, vómitos, deshidratación e hipotensión. La muerte ocurre a los 3-5 días de la exposición inicial, aunque si al cabo de 5 días la persona no ha muerto, es probable que se recupere. A pesar de todo, es común encontrar daños en los órganos a largo plazo en los supervivientes.

APLICACIONES MÉDICAS

A pesar de su elevada toxicidad, o precisamente gracias a ella, se ha planteado que la ricina podría servir como tratamiento para el cáncer. Unida a un anticuerpo monoclonal específico para reconocer células malignas, y una reducción de su toxicidad para las células normales, pero no para las cancerígenas, podría hacer que destruyera las células malignas.

También puede usarse para generar modelos animales de enfermedades neurodegenerativas, inyectando la toxina directamente en el nervio vago, de modo que se pueden destruir de forma selectiva determinadas neuronas.

LA RICINA EN LA HISTORIA

La ricina ha sido usada como arma biológica varias veces a lo largo de la historia, pero quizás el incidente más conocido es el asesinato del disidente búlgaro, Georgi Markov. Georgi Markov, que trabajaba como periodista para la BBC, hacía mucha publicidad negativa al régimen comunista búlgaro, de modo que la policía secreta búlgara decidió tomar cartas en el asunto. El 7 de septiembre de 1978 fue disparado en público mediante un paraguas, inyectándole un diminuto proyectil que contenía ricina en su interior. Markov murió 4 días después y la autopsia detectó restos de ricina en su organismo.

Posible mecanismo del paraguas

También se ha informado que la ricina podría haber sido usada en la guerra Irán-Iraq durante la década de 1980. Además, en dos arrestos de 2003, uno en Reino Unido y otro en España, los individuos afirmaban que estaban produciendo ricina como parte de un complot en el metro de Londres, aunque no se consiguieron recuperar restos de ricina.

Los últimos incidentes datan de este mismo 16 de abril de 2013, en que en Estados Unidos fueron interceptadas dos cartas que contenían ricina en su interior: una dirigida al senador Roger Wicker y otra al presidente Barack Obama. Se detuvo por estos dos incidentes a Paul Kevin Curtis.

A pesar de todo, la ricina no se considera una de las armas biológicas más peligrosas, pues no es demasiado poderosa comparada con otros agentes, como la toxina botulínica o el carbunco (ántrax).

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: